lunes, 10 de agosto de 2009

Historia del Departamento de Apurimac

Jose Maria Arguedas




La legendaria cultura Chanka se desarrolló en este territorio, sobre todo en la actual provincia de Andahuaylas. Notables guerreros a la par que agricultores, se enfrascaron en una cruenta lucha contra los incas, a los cuales casi vencieron hasta que el ejército de Pachacútec los derrotó. Apurímac fue uno de los pocos lugares donde se perfeccionó la agricultura, luego de que sus habitantes impusieran una efectiva forma de propiedad privada sobre la tierra.

La minería no tuvo el auge necesario para reemplazarla y se caracterizó por abastecer a otras intendencias de productos de pan llevar y derivados de la caña de azúcar, incluso hasta las minas de Potosí. En la primera organización política del Virreinato del Perú, casi todo Apurímac perteneció a la jurisdicción de Huamanga. Durante la lucha por la emancipación, se distinguió el lugareño Mateo Pumacahua que lideró un movimiento rebelde hasta Andahuaylas.

También Micaela Bastidas (nacida en el distrito de Tamburco), quien luchó junto a su esposo José Gabriel Condorcanqui, Túpac Amaru II.

El 28 de abril de 1873 se creó el departamento de Apurímac con Abancay como capital.

El apurimeño (andahuaylino) más ilustre es sin duda el escritor y antropólogo José María Argüedas, quien volcó en sus obras los dos mundos en que vivió desde su solitaria infancia: el andino y el occidental. La famosa compositora criolla Chabuca Granda quien nació en el distrito de Progreso- prov. de Grau,mas específicamente en la minas de Cochasayhuas donde trabajaba su padre.


RESEÑA DE LA HISTORIA DE APURIMAC

El pasado nos interesa en la medida que ha de servirnos para comprender el presente y proyectarnos hacia el futuro", tal es el propósito que nos trazamos al presentar en forma de apretada síntesis el desenvolvimiento Económico-Social de Apurímac a través del espacio y el tiempo, incidiendo en las actividades agropecuarias, pues históricamente se configuró como eminentemente agropecuario, esta vocación la tuvo desde tiempos prehispánicos, donde fue sede de una importante civilización personificada en los legendarios Chancas con vocación agrícola, que años después había de sucumbir ante el Imperio de los Incas. Mudos testigos del paso de importantes civilizaciones que echaron sus raíces en territorios del actual departamento, lo constituyen los numerosos restos Arqueológicos pre-Incas como Incas, como muestras del desarrollo humano alcanzado, la civilización más importante asentado en Apurímac lo constituyeron los Chancas, que tuvieron como sede los territorios de la actual provincia de Andahuaylas, estos vivían fundamentalmente de los productos que podía ofrecerlo su agricultura, que junto a su actividad guerrera habían de constituirse en dos de sus actividades cotidianas. También hubieron otras zonas del departamento como el caso de Cotabambas, Antabamba, Aymaraes,que eran agrupaciones menores.

Por la fertilidad de sus suelos, Apurimac habría de constituirse en tierras a menudo codiciadas por los Incas y Chancas que tuvieron que enfrascarse en una cruenta lucha, los primeros en el afán de conquistar y anexar nuevos territorios a sus dominios, y los segundos por defender sus dominios, con afán de expansión. Los Chancas fueron dominados y por ende el territorio de Apurimac, consolidándose esta dominación durante el reinado del Inca Pachacutec.

Con la conquista Española, Apurímac habría de ser uno de los pocos departamentos que desarrollaron la actividad agrícola en forma preponderante en base a la implantación de la propiedad privada sobre la tierra, especialmente en sus valles, que por la prodigiosidad de su clima creaba condiciones muy favorables para el cultivo. Recuérdese que la conquista española significó para los pueblos sojuzgados la destrucción de su economía agrícola, para orientarlo hacia la economía minera de explotación de metales preciosos como el oro y la plata; de ahí que con la mira de explotar minas de oro y plata se cree que llegaron los primeros españoles y religiosos, quienes en base a la explotación de algunas minas motivaron la formación de muchos pueblos, como por ejemplo en la provincia de Antabamba, la explotación minera dio origen a los pueblos de Antabamba,Matara, Haquira, Huaquirca, Chuquinga, y en especial Calcauso; En Grau los primeros asientos mineros datan de los años 1,760 como Yuringa, Angostura, Huallhuapampa; En Mamara Trapiche, Ninaccasa, Ccorihuay. En la explotacion minera también se nota la presencia de Portugueses como en Progreso, donde aproximadamente por los años 1,600 descubrieron las minas de Cochasayhuas, que originó la formación de varios caseríos; serán las muchas reliquias arquitectónicas (iglesias, puentes,etc. ) en varios pueblos, en especial en las zonas altas, testigos de que por esos lugares la actividad minera fue importante, toda vez que son zonas poco aptas para la agricultura. Aunque las ciudades en Apurimac nacen y se forman más en función a las actividades administrativas y de comercio.

Pero para el caso de Aprímac la minería no tenía el auge necesario como para reemplazar a la actividad básica que es la agricultura, pues las muchas minas existentes absorbían poca mano de obra; y por otra, tanto las minas de Potosí y Huancavelica, que eran los principales centros mineros del colonato alrededor de los cuales giraba su economía, opacaron la explotación minera en otras zonas y regiones, así de esta forma la minería en Apurimac es de poca importancia donde fuera de las minas señaladas, las doctrinas (Distritos) en donde había mas minas del partido (Provincia) de Aymaraes eran Pachaconas y Chuquinga, con el famoso lavadero de Huayllaripa en el Sur.

Apurímac por los años de 1689 pertenecía a la intendencia del Cusco que contaba con 11 partidos, de los cuales los Partidos de Abancay (una parte pues además comprendía Limatambo y Anta) , Aymaraes y Cotabambas pasarían a formar mas tarde el departamento de Apurímac, mas el partido de Andahuaylas que pertenecía a la intendencia de Huamanga.

Estos territorios (actual Apurímac) sustentaban su economía en base a sus actividades agrícolas, por ahí es que se caracterizaba por ser centro abastecedor de otras intendencias de productos de pan llevar y derivados de la caña de azúcar como chancaca, aguardiente, azúcar, etc., incluso hasta las minas de Potosí, cuyos productores y abastecedores principales fueron las haciendas.

Se calcula que hacia mediados del siglo XVII debe de haber arraigado la hacienda, los primeros hacendados en establecerse fueron los jesuitas, corregidores, caciques, en base a las donaciones, reparticiones y composiciones de tierras y habitantes que tenia lugar periódicamente, tanto para efectos de tributo y mitas.

Señalando además que había entre 1689 a 1690 un total de 16 a 21 cañaverales, concentrados en Abancay, el número de haciendas es bastante elevado, cada una de estas absorbía gran cantidad de mano de obra de la zona, pues dado que el nivel tecnológico era bajo, se hacia indispensable contar con abundante mano de obra, para el caso de Abancay, Aymaraes y Cotabambas absorbían un promedio de 353 colonos por hacienda.

De tal forma que el sistema de hacienda se remonta a la colonia, originando desigualdades económicas entre la población Apurimeña, ubicándose en la institución dominante, y como tal los hacendados como el sector dominante, y por otro lado, una población mayoritariamente campesina poco diferenciada, marginada y explotada.

A parte de las actividades agrícolas habría que señalar que la ganadería también comenzó a desarrollarse con la introducción de nuevas especies que se adaptaron adecuadamente al medio ambiente como el ganado ovino, vacuno, equino, a parte de los camélidos que eran oriundos; constituyendo con el tiempo en la actividad que junto a la agricultura habrían de ser las principales en la economía Apurimeña.

El periodo republicano y más concretamente el proceso de la independización no tuvo mayores incidencias sobre la forma de tenencia de la tierra, ni la forma de explotación, a pesar de la dación y existencia de ciertos decretos que amparaban al campesino y las comunidades (Bolívar 1825-1826, La Mar 1829); mas al contrario se extienden y cohesionan mas aun las haciendas, debido a que los intereses y la toma de decisiones era de un gobierno de corte constitucional Republicano que tenía sus representantes en Apurimac, con intereses bien definidos.

Esta situación, desigual de la distribución de la tierra, con algunos cambios se viene manteniendo hasta la presente década del presente siglo, cuya acción legal más importante que trató de cambiar el sistema de tenencia de la tierra, fue la Ley de reforma Agraria 17716 que afectó solo aproximadamente en 5% de los propietarios grandes y dejando al margen a las comunidades campesinas que albergan al grueso de la población del Departamento y provocando solamente un reacomodo dentro de los intereses de las clases dominantes locales.

Vemos así, que en el contexto histórico, Apurímac se ha desenvuelto económica y socialmente en forma critica y desordenada, sin un ordenamiento y planificación en cuanto a los recursos explotables, tanto humanos, naturales y de otra índole; encuadrándose su explotación perfectamente de acuerdo a los intereses de los grupos dominantes y en desmedro de la mayoría de la población. Esta situación viene arrastrándose cual pesada cadena a través de la historia de Apurímac, quedando como ardua tarea de todos aquellos que tienen que ver con las decisiones políticas y económicas, y de su poblador en general, el desterrar esta pesada carga

Plaza de Abancay

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

PLANETA CURIOSA